Queridos hermanos:

Ante todo deseamos que os encontréis bien de salud. Desde el 14 de marzo en el que se decretó el estado de alarma con motivo de la pandemia del COVID-19, y en el que tuvo que suspenderse el triduo a Jesús Amarrado a la Columna y la estación penitencial de cada Martes Santo, vivimos sumidos en una incertidumbre nunca antes conocida por todos.

En este mes de septiembre, tras el estado de alarma y con bastante más libertad de movimiento, convocamos los cultos a nuestros tres titulares de manera excepcional. Vivamos estos días de manera más intensa si cabe con la esperanza puesta en superar estos difíciles momentos, con el recuerdo en todas aquellas personas fallecidas en la pandemia y el inmenso agradecimiento a todos los profesionales que están al frente de la misma, trabajando bajo la protección de nuestros amantísimos titulares.

Recordaros también la responsabilidad de tomar todas las medidas de seguridad impuestas por las autoridades sanitarias en lo referente al uso de mascarillas, geles hidroalcohólicos y distancia social.

Sin más, con el deseo de encontrarnos en estos días, recibid un fraternal abrazo en Cristo y en su bendita madre María.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *