La imagen de María Santísima de las Angustias, pese a figurar como Titular desde las primeras reglas existentes en la Hermandad, no se incorpora a la misma hasta 1980. Su autor, y al mismo tiempo donante, fue D. Eloy Muñiz (Zafra).

En 2011 se somete a la imagen a una profunda restauración. En ella se modifica totalmente el candelero y el pecho, cambiando totalmente las hechuras de la imagen. También se actuó sobre la policromía de la cara con el fin de crear volúmenes en el rostro.

En 2018 se sustituyen los brazos y en 2019 las manos por otras del siglo XVII, de alto valor artístico, que fueron donadas a la Hermandad y restauradas por el escultor Juan Antonio Blanco Ramos.

Este mismo, realizó en 2020 la restauración más importante a la que se ha sometido la imagen, a la que fue sustituido prácticamente todo el cuerpo, excepto brazos y manos, y conservando solo la máscara de la cara, la cual fue policromada de nuevo.

La talla de la Virgen es una imagen clásica, de tamaño natural, tallada en madera y policromada, con candelero al que se adhiere el busto y los brazos. Representa a la imagen dolorosa de María viendo el sacrificio de su Hijo, con la boca entreabierta y los ojos claramente entristecidos, sollozantes,  resbalando por sus mejillas cinco lágrimas.